VOLVER

El reto del Dr. Ibrahim Mayaki de colocar a la Agencia Técnica de la Unión Africana a la altura de las necesidades del continente

El Dr. Ibrahim Mayaki durante una conferencia en La Granja de San Ildefonso (Segovia, España)

Franck Olivier Kra

Africa Actual: Dr. Mayaki, gracias por darnos algo de su tiempo para esta entrevista. ¿Podría presentarnos brevemente la organización que dirige, NEPAD-AUDA?

Ibrahim Assane Mayaki: En mi opinión, la mejor manera de responder a esta pregunta es centrarnos históricamente en la NEPAD creada en la década de 2000 en un contexto en el que no había una reflexión estratégica sobre el futuro del continente, en el que estábamos saliendo de un ajuste estructural y todo lo que teníamos eran estrategias de reducción de la pobreza. Es en este vacío estratégico que los líderes africanos decidieron desarrollar un programa de los africanos para los africanos. Obviamente, este programa fue criticado inicialmente por ser neoliberal, promovido por grandes países, a pesar de que Senegal formaba parte de él, además de Nigeria, Sudáfrica, Egipto y Argelia.  Pero rápidamente resultó ser el único programa disponible para la Unión Africana y la antigua Unión Africana, la OUA, se creó justo después de la formación de la NEPAD, y la organización panafricana no cuenta en estos momentos con un programa de desarrollo estratégico. En este momento hay que tener en cuenta que los creadores de la UA se encuentran entre los fundadores de la NEPAD, mencionando a los presidentes Obasanjo, Thabo Mbeki, Bouteflika, etc.  Así que pasan a la UA el primer segmento de desarrollo de la Unión Africana y esto forma parte del primer segmento histórico de la UA. Siempre se ha previsto que este programa sea ejecutado por una entidad especializada que fue la secretaría de la NEPAD y que posteriormente se integrará en la Unión Africana, como se había previsto inicialmente en el decenio de 2000. Esta integración dio lugar al Organismo de Planificación y Coordinación de la NEPAD, que a su vez se convirtió en el Organismo de Desarrollo de la Unión Africana porque uno de los diagnósticos de la reforma del Presidente Kagame era el bajo nivel de aplicación de las decisiones de desarrollo; además, había confusión de funciones entre la Comisión de la Unión Africana y las Comisiones Económicas y Regionales y el Organismo de la NEPAD. Así, al contar con un organismo de desarrollo, permite distinguir entre dos funciones esenciales, a saber, la definición estratégica encomendada a la Comisión y una función de ejecución y ejecución encomendada al Organismo de Desarrollo de la Unión Africana, que, evidentemente, tendrá que trabajar en estrecha colaboración con las comisiones económicas regionales para hacerlo.

«La NEPAD fue creada en la década de 2000 por africanos para africanos…. y es un ambicioso programa de desarrollo estratégico que ha demostrado ser el único programa disponible para la nueva Unión Africana»

A.A.: Entonces, lógicamente, puesto que las funciones están definidas, esto permitirá a la Agencia operar con una eficiencia sin precedentes?

I.A.M.: Teóricamente, deberíamos ser más eficaces, porque siempre hay una diferencia entre los textos que se establecen, las intenciones que tenemos y el papel efectivo de las entidades. Para que todo esto no funcione, es esencial tener un liderazgo que asegure que todo lo que se dice se implemente. Al menos hemos llegado a una etapa que fue la racionalización de los roles. Ahora tendremos que pasar a la aplicación y estamos trabajando en ello de forma bastante sostenida. Dos ejemplos que demuestran la voluntad de hacer avanzar las cosas son la gran participación de los Estados Miembros en el seguimiento de la aplicación. Para ilustrar esto, cuando negociamos nuestro presupuesto en la sede de la Unión Africana en Addis Abeba, es necesario tener tasas de ejecución muy buenas en comparación con los presupuestos anteriores.  Esto significa que todos los niveles tienen la responsabilidad de supervisar la calidad de la aplicación. 

A.A.: ¿Cuáles son los proyectos emblemáticos de la UA en este momento?

I.A.M.: Los proyectos emblemáticos se clasifican en tres grandes categorías y la primera se refiere a las infraestructuras que nos permitirán conectar, crear mercados regionales y en las infraestructuras hay una prioridad absoluta que es la de la energía porque sin energía no hay industrialización. Pero más allá de la energía, tenemos proyectos relacionados con el agua, el transporte multimodal, que son las carreteras, los ferrocarriles, etc.  Y los proyectos relativos a la digitalización. Todos estos proyectos de infraestructura están diseñados para ser implementados como parte de corredores de desarrollo con el fin de ir más allá de las soluciones puramente nacionales. En infraestructura, el nivel óptimo de operación es regional. Si tomamos como ejemplo la ejecución del corredor Abidjan-Lagos, una vez que se hayan realizado las mejoras en la infraestructura, podremos duplicar la intensidad del comercio entre los países de África occidental.  En el corredor central, que incluye Tanzania, Burundi y Kenia, al mejorar la infraestructura, se optimiza el comercio intrarregional. En cuanto al corredor norte-sur, que tiene su origen en el sur de África, que incluye Sudáfrica, Mozambique y otros países, también estamos optimizando los mercados. En términos de infraestructura, por lo tanto, estamos trabajando en términos de corredores.

La segunda prioridad principal es la zona de libre comercio continental, que ha sido ratificada por un número significativo de países miembros y que facilitará el comercio intrarregional. El desarrollo de los mercados regionales permitirá una mejor circulación de personas y mercancías.

«Las prioridades se dividen en tres grandes categorías: infraestructura, zonas francas ya establecidas y la transformación de nuestra agricultura.«

Para el movimiento de personas hay progreso, pero para las mercancías necesitamos resolver los problemas logísticos, que son problemas blandos de reglamentos y normas. Pero es importante que en este contexto exista una voluntad nacional muy clara. Todavía en esta área del libre comercio, es importante saber que para comerciar mejor, debemos producir y por lo tanto necesitamos una estrategia de industrialización basada en la transformación agrícola, que se basará en la diversificación de la economía rural para satisfacer las necesidades de las ciudades y el proceso de urbanización tal como lo conocemos. La economía rural va más allá de la agricultura y también incluye servicios. El otro aspecto se refiere a la formación de habilidades y conocimientos técnicos, que puede abrir oportunidades para los servicios y el turismo, por ejemplo, es un punto extremadamente importante. En términos de prioridad, no podemos dejar de lado la transición climática porque los efectos tendrán consecuencias que son conocidas en algunos casos y desconocidas en otros. Por lo que sabemos, los efectos sobre la agricultura serán considerables y esto requerirá una estrategia de adaptación muy amplia. También tenemos todo lo relacionado con la economía marítima porque África es una isla y todo lo relacionado con la economía azul es importante para el continente.

A.A.: Su misión en España le permitió conocer a los responsables de instituciones españolas como Mujeres Por África y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, ¿cuáles son los objetivos de estas reuniones y sus contenidos?

I.A.M.: Saben que con la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) hemos puesto en marcha un proyecto de más de 20 millones de euros, que es el mayor proyecto de capacitación para mujeres en África y que en los últimos treinta años ningún otro proyecto en este ámbito ha sido tan importante. Esto nos permitió realizar «convocatorias de propuestas» para mujeres empresarias del sector privado, para instituciones públicas, para organizaciones de la sociedad civil que presentaron proyectos que apuntaban a fortalecer la capacidad de las mujeres tanto en zonas rurales como urbanas y que, según evaluaciones especializadas, alcanzaron a 1.200.000 mujeres y a todas las áreas involucradas, PYMES, comercio transfronterizo, la lucha contra la violencia de género. En una serie de temas, respondimos a las necesidades expresadas por estas mujeres, pero no nos detuvimos en el camino porque las apoyamos en la ejecución de sus proyectos. A medida que nos acercamos al final de estos proyectos y se han acumulado conocimientos, la idea de mi reunión con el Director de la Agencia es saber qué se puede hacer con la acumulación de estos conocimientos.  No se trata de que España vuelva a invertir recursos en un proyecto, sino de ver, sobre la base de la asociación creada, lo que podemos hacer con otros socios como la Unión Europea y los propios socios africanos para difundir las buenas prácticas.

«Con la Agencia Española de Cooperación Internacional, hemos implementado un proyecto para fortalecer las capacidades de las mujeres en África… ningún otro proyecto ha sido tan importante»

Con la Fundación Mujeres Por África, la Presidenta ha estado involucrada durante mucho tiempo en el tema de la promoción de las mujeres investigadoras africanas. Iniciativas como la movilización de mujeres investigadoras africanas y su conexión con instituciones españolas y la creación de redes han sido importantes para promover la condición de la mujer.